DOMINGO

El Presidente y la Presidenta electa

  Las opiniones más sensatas concluyen que en las actuales circunstancias sería un error gravísimo que la Presidenta Electa empezara a distanciarse del Presidente López Obrador, a quien le quedan 98 días en el Poder y no desaprovechará uno sólo.

  Pero hasta ahí llega el acuerdo de los más sensatos y sus opiniones se dividen.

  Unos están seguros de que la doctora Claudia Sheinbaum, una vez asumido el Poder moderarán y quizá, dicen, hasta pausará los ímpetus de las reformas constitucionales que demolerán institucionalmente todos los contrapesos al ejercicio del Poder de la Presidencia de la República. Una Presidencia menos ideológica, afirman.

  Los otros afirman que, si la Presidencia que recibirá la doctora Sheinbaum será la más poderosa en 70 años, racionalmente no hay razón para que no la fortalezca aún más con las reformas pendientes, pues una Presidenta menos ideologizada no significa una que no acumula para SU Gobierno todo el poder posible, pues sería una torpeza mayor no usar el poder para pasar a la Historia no sólo como la Primera Presidenta, sino como una excelente Presidenta.