Café Político

 

 

No tirar al monte, el reto de Morena
IP: sobran oyentes para outsourcing
Remesas: ¿dolarizarán la economía?

  “La cabra tira al monte” dice el hispano refrán. Los grupos morenistas lo confirmaron el fin de semana en Monterrey al armar un zipizape, igual a los sillazos del año pasado, cuando inútilmente trataron de elegir dirigencia nacional.

  Así, al buscar el consenso para la candidata a la gubernatura de Nuevo León, experimentó el dirigente nacional de Morena Mario Delgado que tenía razón Yeidckol Polenvsky al advertir del riesgo de la tribalización.

  Es el costo de una coalición tan variopinta que no acepta ser Partido en el Poder. Ya saben, Mario Delgado y el fundador del movimiento que, si no controlan a las fuerzas centrífugas, eso, y no la oposición, costaría muchas derrotas en 2021.

 

 

Matizada narrativa ante el grupo el G20
Violencia criminal, la otra pandemia
Cienfuegos: hora de las complacencias

  En las reuniones de mandatarios, como las del G20, los jefes de Estado no debaten públicamente, sus equipos negocian y consensuan el comunicado final, de ahí que este reflejó algo de lo expuesto por el Presidente de México en sus participaciones.

  Aunque para quienes, por fervor o por obligación, cotidianamente oyen las mañaneras narrativas del Presidente Andrés Manuel López Obrador haya parecido la misma narrativa, ésta fue menos doméstica y un poco más internacional.

  Le mostraron al Presidente como algunos de sus temas los comparte el G20, como lo de las vacunas y las deudas de los países pobres. Por eso se matizó la narrativa, pero sería ingenuo suponer que habrá cambio en las políticas oficiales.

 

 

Juego de vencidas entre Palacio y el INE
¿Presupuesto o bolsa de gasto discrecional?
Topan con dura cerviz del Partido Oficial

  Al convertir las conferencias mañaneras del Salón Tesorería del Palacio Nacional en un acto de propaganda política vestido de “comunicación circular”, sienta las bases para eludir el cumplimiento de la ley durante la campaña electoral de 2021.

  Poco a poco diversos personajes del Partido Oficial lanzan demoledoras críticas contra el Instituto Nacional Electoral, cuya tarea será impedir que el Gobierno de República rompa la equidad en las elecciones.

  Hasta hoy es un juego de vencidas, pero pronto serán embestidas a nombre de “la libertad de expresión” para mantener a las mañaneras como privilegiada plataforma propagandística del nuevo oficialismo durante toda la campaña del próximo año.