Café Político

 

 

Demanda por armas, ¿quién paga?
Gas, a veces no basta tener la razón
Reforma laboral, más caro el caldo…

  Anuncia el Gobierno de México su demanda por negligencia a los fabricantes y distribuidores de armas de Estados Unidos que surten a las bandas criminales que en México causan tantas víctimas.

  Es una vía distinta para combatir el tráfico de armas desde la Unión Americana, pero es posible que la demanda no avance en un tribunal estadunidense, pues una ley los exime de culpa por el uso que se haga de lo que venden.

  Pero, mientras para su defensa los fabricantes de armas contratarán los mejores despachos de abogados, México tendrá que contratar alguna firma igualmente prominente, de esas que cobran un ojo de la cara por hora de trabajo. ¿Hay recursos para pagar la lucidora demanda?

 

 

Nadie sabe cómo quiere Palacio al INE
¿Qué oposición política necesita México?
Medicamentos: Everest y la última milla

  Ha dado el Presidente Andrés Manuel López Obrador la señal para reanudar una vigorosa ofensiva contra el Instituto Nacional Electoral al calificarlo de antidemocrático y, por ende, enemigo del régimen.

  Por eso, obsequioso, el morenista Sergio Gutiérrez Luna pide juicio político para Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, para abrir boca en una ofensiva que, ni él, sabe a dónde conducirá, porque nadie le ha dicho.

  Sustentada en la mañanera narrativa, esta, como otras cruzadas del régimen, ignora, pues aún no dice el Presidente que INE prefiere tras la reforma electoral. ¿Sólo consejeros a modo o uno a imagen y semejanza de aquella eficaz y baratísima Comisión Federal Electoral de hace medio siglo?

 

 

¿Habrá comisario político en el CIDE?
Revocación de mandato, ¿y la ley?
Gas Bienestar, no es lo mejor, pero…

  Con inteligente prudencia deja el CIDE su director Sergio López Ayllón, en una renuncia anticipada al fin de su gestión, con el propósito, según escribió´, “de que se atiendan las nuevas necesidades institucionales”.

  El CIDE se fundó en 1974, como centro de excelencia educativa, nivel que le ha sido reconocido internacionalmente. Fue mucho tiempo “think tank” donde se analizaban problemas de la Nación y viables programas para atenderlos.

  Sin distinción de signo ideológico, los gobiernos usan las ideas frescas de sus centros de excelencia, ajenos a la administración pública y la política. Aquí, con celo de comisarios políticos, los juzgan herejes, desleales al pensamiento único del régimen.