Café Político

 

 

Sucesión: ¿firme manejo o radical mano dura?
Olvidan que Castro legitimó a Salinas
“No hay prisa”, Lorenzo Córdova a Palacio

  Algunos interpretan los recientes cambios en el Gobierno como radicalización de la política transformadora que será el legado de quienquiera que gane la hasta hoy sorda lucha por la candidatura presidencial de Morena en 2023.

  Surgió la sospecha porque es obvio que, cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio la señal de arranque a la sucesión del 24, sabía que sólo con mano dura controlará las ambiciones y las fuerzas centrífugas de la olla de tamales de Morena.

  El tiempo dirá si la usará para aplastar a los moderados en favor de los radicales o si, mantiene el equilibrio y, de acuerdo con Adán Augusto López, su secretario de Gobernación, juegan al policía malo y al policía bueno.

 

 

Error del PAN escuchar a quienes le desdeñan
Alerta, lenta y burocrática protección civil
Cadenas de suministro, otra oportunidad

  Parecen aturdirse los panistas por el vocerío de unos pocos bienintencionados y una multitud de prejuiciosos politólogos y personajes de la opinión informada que casi siempre les han despreciado, por no ser “progres”.

  Hay personajes, como don Luis Felipe Bravo Mena que no se han dado cuenta que todo cambió hace tres años, hace medio siglo que el PAN no sufría un asedio tan colérico desde el Poder.

  Resistirán el colérico asedio, olvidando monsergas, negocian entre ustedes, eligen pronto a sus dirigentes, luego se concentran en convencerse que, pese a todo, son la segunda fuerza política de México, consolidan la alianza y a críticos y malquerientes responden con un salinista ni los veo ni los oigo.

 

 

Diálogo en Washington: ¿qué quiere Palacio?
Un presupuesto responsable para 2022
Un reto cubrir emergencias sin Fonden

  Se reanuda el Diálogo Económico de Alto Nivel entre México y Estados Unidos, al cual acuden el canciller Marcelo Ebrard, la titular de Economía Tatiana Clouthier y el subsecretario de la SHCP Gabriel Yorio a resolver problemas comunes.

  Se afirma que el objetivo es convencer a Estados Unidos de que para enfrentar la competencia con China la opción más conveniente es aprovechar las ventajas que ofrece México, su socio en el T-MEC.

  Serán negociaciones difíciles, desgastantes, por lidiar con la reticencia de complejos intereses financieros y comerciales estadunidenses. Ojalá y esos objetivos tengan de antemano el respaldo del Presidente. Si no, todo será inútil.