Café Político

 

 

Caso Peña Nieto: ¿casualidad o causalidad?
Autoridad electoral, como caballo del español
“Democracia sindical”, caballo de Troya

  Poco probable que sean casualidad los acontecimientos desencadenados por pregunta en la mañanera que devinieron en el anuncio de que la FGR investiga denuncias presentadas por la UIF contra el expresidente Peña Nieto de Pablo Gómez.

  Las casualidades políticas, dicen los que saben, suelen ser excusas para las acciones con las cuales se manipulan hechos y circunstancias. En el caso Peña Nieto podría ser más bien causalidad, o sea, origen y causa.

  Quien esto escribe escucha a la loca de la casa e imagina una causalidad: no importa si la FGR no logra consignar al expresidente a un tribunal o si es exonerado, para fines electorales, el escándalo bien administrado bastará para el triunfo en las urnas.

 

 

Echeverría: catártico y frustrante final
La PGR y el caso Colosio, más de lo mismo
Imaginen al México real si estuviéramos mal

  La muerte del expresidente Luis Echeverría ha sido particularmente catártica y frustrante, pues ocurre justo cuando oficialmente se iniciaba la persecución de cualquier sobreviviente del oficialismo “autoritario y represor” de casi medio siglo.

  Frustrante porque, aunque el fallecimiento del expresidente permite remarcar su eventual responsabilidad en las matanzas del 68 y del 71, así como en la violencia contra las guerrillas, sólo podrán castigar a personajes menores.

  Catártico para los memoriosos, para los que sufrieron persecución, para los que no, pero padecieron aquella crisis económica y, para quienes, contra la leyenda, no perdieron, ganaron como nunca. Como sea, hoy, como Rosita Alvirez, la del corrido, el expresidente ya rinde cuentas al Creador.

 

EPN y la partitura de la sinfonía electoral
Morena: los corrosivos celos en el gabinete
Tiempos nublados, tiempos tormentosos

  Inaceptable que sea coincidencia el anuncio de Pablo Gómez que la UIF entregó a la FGR datos de presunto lavado de dinero del expresidente Enrique Peña Nieto y familiares el mismo día que Morena convoca a registro a “las corcholatas” para Edomex.

  Igual, la UIF que le quitó el anillo de seguridad a la granada política estallada en el Salón Tesorería, que Mario Delgado al anunciar el registro para ser Coordinador de los Comités de Defensa de la 4T en Edomex, siguieron el guión presidencial.

  Es el guión de la partida de ajedrez del sexenio, la que define el legado del Presidente López Obrador.  La acusación al expresidente Peña Nieto es apenas el movimiento de una pieza. Ni sus más cercanos saben que sigue, porque sólo el Presidente puede ver todo el tablero.