Café Político

 

 

PAN: no ver el cambio podría perderlos
¿No violan la ley los tianguis Bienestar?
Adiós clase media vieja, viene la nueva

  Como siempre, los panistas se preparan a disputarse la dirigencia nacional en elecciones democráticamente reñidas, romántica visión que revela que no entienden aun los cambios ocurridos en 33 meses.

  Abrir paso a las rijosidades habituales de algunos de los que buscan reemplazar a Marko Cortez y sus anayistas sólo les expondrá a los más rijosos y ambiciosos a las maniobras de un táctico político superior a todos ellos juntos.

  Si no quieren hacer polvo a la segunda fuerza política, olvidarán sus “democráticas elecciones internas”, se juntarán, negociarán la dirigencia nacional, acordarán cómo enfrentar a un Gobierno que va por todo el control. Si no, “hasta la vista, baby”.

 

 

Palacio quiere demoler al sistema electoral
Afganistán, ¿variable en la relación bilateral?
La consumación de la Independencia de México

  No sorprendió a nadie que ayer el Presidente Andrés Manuel López Obrador haya repetido a sus feligreses la machacante consigna para demoler al sistema electoral que le facilitó ganar el Poder.

  Externó otra vez la molestia resultante de que, pese a su mejor esfuerzo, no pudo romper el blindaje constitucional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y sólo pudo desestabilizarlo.

  Eso no significa que cejará en su propósito de cumplir la promesa hecha a sí mismo sobre el INE y el TRIFE en la mañanera proclama de "que se vayan todos". Nada, dice, es a prueba de balas. Veremos.

 

 

¿Serán los militares el fiel de la balanza del 24?
Si actualizan los padrones, ¿alcanza el dinero?
Falacias y travesuras de la Historia

  Pocos, como quien esto escribe, reconocen la institucionalidad de los militares de México,  quienes, a diferencia de los políticos civiles, sí son fieles al juramento constitucional, lo que hasta hoy les ha mantenido ajenos a las rencillas políticas.

  La ampliación de tareas dispuesta por el Presidente Andrés Manuel López Obrador que ya no sólo les encarga la seguridad pública, sino también las aduanas, los puertos, construcciones, les convierte en actores poderosos de la administración federal.

  Uno se pregunta si, como dijo el Presidente, los militares han sido su mayor apoyo, que impedirá que su peso político, en una sucesión conflictiva, para bien o para mal, los convierta en el fiel de la balanza de la sucesión presidencial.