Café Político

 

 

¿Crisis en salud? ¿Se equivocó el Presidente?
A mitad del camino, ¿ya vieron la orilla?
¿Son reales las penalidades del PRI?

  Acorde a la cita de Carlos Urzúa hecha en este espacio: “antes clientela electoral que otra cosa”, pese al discurso oficial, empieza a percibirse cierto escepticismo en Palacio Nacional por el manejo de las distintas crisis en el sector salud.

  A los soberbios funcionarios del sector salud se les olvida que están registradas sus ineficiencias y erróneos consejos que han obligado a Palacio a respaldarlos, pero si el costo es electoral, será inaceptable.

  En 1981, el Presidente José López Portillo, con la crisis petrolera encima, dijo al director de Pemex Jorge Díaz Serrano: “nos equivocamos, Jorge”. “No señor Presidente, me equivoqué yo, el Presidente de México no se equivoca”. Y entregó su renuncia. Dignidad, dignidad.

 

 

Medicamentos, síndrome de las placas
Disruptiva la visión solamente electoral
La UIF no basta contra las bandas de trata

  A diferencia de Cuauhtémoc Cárdenas, el hoy Presidente Andrés Manuel López Obrador al asumir el gobierno de CDMX en casi todas las oficinas despidió a personal con experiencia; lo reemplazo con inexperto, pero leales suyos.

  Así, en la vieja SETRAVI, por “presunción de corrupción” cancelaron el viejo sistema de fabricación y entrega de placas para vehículos. La entrega empezó a tardar meses, casi un año.  Casi cinco años después ya entregaban a tiempo, como antes.

  En diciembre de 2018, “por prácticas corruptas”, cancelaron el sistema de compra de medicamentos, insumos y equipo médico, y el nuevo no funciona. Como ayer, no rectifican “sería aceptar un error”. Recemos para que la curva de aprendizaje en salud no sea tan larga como aquella de las placas.

 

 

¿Ampliarán mañanera con “brieffings?
UIF: ah, los recuerdos de “the good old times”
Oncológicos: ¿y si muestran su llegada en TV?

  A pesar de que la semana pasada dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador “es de sabios cambiar de opinión”, la realidad ha probado que hacerlo, para el Ejecutivo Federal, es inaceptable, sería aceptar una equivocación.

  Quizá por eso pasó inadvertido el globo de sonda lanzado en Baja California, el que sugirió la posibilidad de ampliar el número de “mañaneras”, para responder a declaraciones, opiniones y críticas a lo dicho a primera hora.

  Intentarán con “brieffings” lograr lo que no han logrado con el “mañanero” modelo de comunicación: doblegar a los medios tradicionales. Ojalá y sepan que los “brieffings” requieren de muy buenos voceros.