Café Político

 

 

¿Quién gana con la violencia en Donceles?
Percepción altera la realidad, dice Palacio
Paradoja, futuristas que viven en el pasado

  El tiempo permitirá saber si el zipizape de ayer en Donceles, cerca del Congreso de CDMX, entre policías y alcaldes panistas fue una celada, pero más importante permitirá saber quién armó la celada.

  ¿Quién gana? Diría Agatha Christie. Ganan los alcaldes de oposición que visibilizan el despojo de facultades, gana Morena, pues pinta a los panistas como provocadores, gana la línea dura que llevó Martí Batres a la Secretaría de Gobierno de CDMX.

  Como siempre, pierde la policía por cumplir órdenes. Pierde la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum al dañarse su imagen. ¿Ella ordenó el operativo? ¿Operó Batres por su cuenta? ¿Quién se lo ordenó? En política no hay casualidades, hay causalidades.

 

 

La clave para seguir en el Poder
Por fin, operador confiable en Bucareli
Los torcidos renglones de la “justicia”

  En hiperbólico y levemente retro discurso allá en Motozintla, Chiapas, el Presidente Andrés Manuel López Obrador conminó al gabinete del Bienestar a no cejar, “porque estos programas son los que nos vinculan al pueblo”.

  Traducido al español coloquial explicó al Gabinete de Seguridad y a los que coordinan los programas del bienestar, “es lo que nos vincula con el pueblo”, ergo, es lo que nos asegura el Poder.

  “Por eso los conservadores nos hacen lo que el viento a Juárez”, advirtió. Hasta el más lerdo miembro del gabinete de Bienestar o de Morena entendió que sin esos programas perderían el Poder. Urbi et Orbí.

 

 

Algo avivó la desconfianza de Palacio
Un error sitiar a las alcaldías opositoras
Coahuila, clave para el gas “Bienestar”

  No sabemos que detectó el Presidente Andrés Manuel López Obrador que le hizo sentir la necesidad de tener cerca a gente de su absoluta confianza como el tabasqueño mandatario Adán Augusto López a quien manda como titular de Gobernación.

  Probablemente algo cambiará en Bucareli y el nuevo jefe tendrá el respaldo que no tuvo Olga Sánchez Cordero, a quien envían a presidir la mesa directiva del Senado, como aspiracional cuña para Ricardo Morena.

  No será carta de la baraja sucesoria, como dice la legión de madrugadores, pero no solo contará con alguien de confianza en un área estratégica, quizá abrió una brecha en el cerco que pudo sentir a su alrededor. Todo es posible.