Café Político

 

 

Los pendientes de la Guardia
Hay madrugadores morenistas
Voto, cada uno tiene su lectura

   Aprobada la reforma constitucional para la Guardia Nacional, el apuro será la aprobación de la ley reglamentaria que regule todo el quehacer de esa corporación en cuyas manos estará la lucha contra la delincuencia, la común y la organizada.

   Seguramente dichas leyes nos dirán de dónde saldrán los investigadores, los peritos forenses y los especialistas en cibernética, por ejemplo, además de los pendientes administrativos, las minucias de salarios, prestaciones y viáticos.

   Habrán de apurarse Mario Delgado y Ricardo Monreal para que las leyes secundarias también sean aprobadas “fast track”, si no, el gobierno lopezobradorista no podrá probar su fórmula contra la inseguridad.

 

 

Vitales, acuerdos con el Presidente
Las delegaciones, no las estancias
¿Y la autonomía universitaria, apá? 

    Habló el subsecretario de la SHCP Arturo Herrera para el Financial Times sobre su perspectiva sobre el proyecto de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, perspectiva que ha chocado con la perspectiva del Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el mismo tema.

   El Jefe del Ejecutivo dijo que el proyecto no se atrasa, que ya están los fondos para ponerlo en marcha. Y uno se pregunta si le preguntaron al subsecretario cuál fue su declaración exacta al principal diario financiero del mundo.

   No lo hicieron, pero le quitan credibilidad a uno de los pocos funcionarios conocidos internacionalmente. Todo porque no hay acuerdos individuales, para entregar informes y acordar posiciones comunes. Se evitarían muchas, digamos, disonancias.

 

 

Desconfianza, mala consejera
Infraestructura: ¿hay futuro?
¿Desmantelan la democracia? 

   A pesar del optimismo de la versión ejecutiva de las mañaneras leída por el Presidente de la República, hay un hecho que resalta en los cien primeros días de su administración: la desconfianza, la cual suele conducir a cometer errores.

   En noviembre de 2000, el saliente titular de Hacienda José Ángel Gurría le advirtió al equipo de transición foxista que en 2001 habría en Estados Unidos una recesión económica y sugirió incluir un déficit presupuestal para mantener la tendencia de crecimiento que traía la economía.

   La macroeconomía, les dijo, da margen para un déficit hasta de dos por ciento. Tendrían casi 200 mil millones de pesos para el gasto y así sortearán la recesión norteamericana. Desconfiados, no le creyeron. Hubo recesión en Estados Unidos, la economía mexicana apenas pudo crecer un dos por ciento. Y hasta la fecha.