Café Político

 

 

¿Y la seguridad en la toma de posesión?
Morena: ¿y el coordinador de los diputados?
Cuando se perdió un aeropuerto en Texcoco 

  El Secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida planteó un problema al equipo del Presidente Electo, cuando sugirió usar al Estado Mayor Presidencial para proteger a los invitados extranjeros a la toma de posesión.

  No han contestado, quizá porque esa protección no la habían previsto, a pesar de que Marcelo Ebrard anunció que se invitó a 195 gobiernos extranjeros. Vendrán algunos jefes de Estado y muchos, muchísimos representantes suyos.

  Pero el problema es real. Siempre, a todos los representantes extranjeros se les asignó un grupo especial de escoltas. Si para el uno de diciembre desaparece el Estado Mayor Presidencial, ¿cómo resolverán algo no previsto al cumplir promesas de campaña?

 

 

EPN-AMLO: los personales estilos
Seguridad, cuidado con los recortes
No nos achiquemos por la austeridad 

  Ayer, en Palacio Nacional en la reunión de sus gabinetes, el legal y el designado, el Presidente Constitucional Enrique Peña Nieto y el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, forzados por algunas preguntas periodísticas lograron la confrontación pública de sus respectivas visiones de la República.

  Y permitieron apreciar dos estilos abismalmente diferentes en su concepción de la gobernanza y hasta en su concepción del período mismo de transición. Para el Presidente Peña Nieto será una entrega civilizada, como conviene a la República un relevo republicano y democrático del poder Ejecutivo.

  Para el Presidente Electo, fiel a su ser, el período de transición es, con algunas variantes, una innecesaria prolongación de la retórica de la campaña. Ya veremos cuando confronte al México real, a ese México de dura cerviz.

 

 

Confrontar diagnósticos con realidad
La Segalmex se parece a la Conasupo
¿Por qué encarcelaron a “La Quina”? 

  Hoy, se reunirán los dos gabinetes, el Constitucional del Presidente Enrique Peña Nieto y el designado por el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, y, a partir de este momento se efectuarán las reuniones entre los titulares y los designados de las dependencias del Ejecutivo Federal.

  Hasta ahora, deben reconocerlo los “designados”, muchas declaraciones y diagnósticos se apoyan en cálculos a partir de información pública y algo de la que les han compartido.

  Así que, los designados tienen 133 días para confrontar sus cálculos y premisas con la realidad de la administración federal que poco a poco irán conociendo. Más vale estar sentados, pues algunas de sus más adoradas premisas podrían deshacerse ante el verdadero escenario.