Café Político

 

 

¡Qué difícil es manejar una mayoría!
Salud: ¿tomaron al lobo por la cola?
Corral: cuando el rencor estalla
 

   Hasta los más recalcitrantes opositores al Presidente Andrés Manuel López Obrador deben aceptar que todo lo que dice y lo que hace es lo que ofreció en la campaña electoral, convencido de que está íntegro su capital político.

   Mas la realidad, a pesar de la negación, muestra que, como se advirtió en este espacio: el manejo de las mayorías, aun las más contundentes, ponen a prueba a diario la capacidad y talento de funcionarios y legisladores.

   El sólo hecho de que militar en Morena, por ahora, es garantía para satisfacer hasta a las más caras ambiciones, paradójicamente hace también más difícil mantener cortas las riendas, a los más impacientes.

 

 

Morena: riesgoso el receso del Congreso
Muy atrasada la ley de austeridad
¿Daña ley laboral a pequeñas empresas?

   Amaga la comisión de honor y justicia de Morena con fincarle responsabilidades a David Monreal, hermano del coordinador de los senadores morenistas Ricardo Monreal, cuyas diferencias con la dirección nacional son evidentes.

   Parece que la dirigente nacional de Morena Yeidckol Polenvsky no cederá ante Monreal, a quien ve como amenaza a su eventual reelección en la dirigencia nacional del partido.

   En el receso del Congreso habrá muchos morenistas ociosos, quienes, fieles a su naturaleza, querrán participar en la riña interna. El riesgo es que Morena pierda terreno por rencillas tribales, como les pasó en el PRD.

 

 

Conflicto de interés, un fetiche
Reclamos por la Guardia Presidencial
El servicio público como un apostolado

   No sabemos si es legal que el Presidente Andrés Manuel López Obrador cancele una licitación legalmente celebrada en la Comisión de Libros de Texto Gratuito, como respuesta al botepronto a la acusación de favorecer a su compadre el empresario papelero Miguel Rincón.

   Se entiende que busque preservar la integridad de la imagen presidencial, pero lo único que prueba es como, desde hace años, la figura de “conflicto de interés” por cosa del discurso electorero se ha convirtió en un auténtico fetiche.

   El caso del empresario papelero es un absurdo de corrección política, absurdo, porque hacer del “conflicto de interés” base del discurso electoral ahora fuerza al Presidente a querer cancelar una licitación legalmente ganada por su compadre. Paradójico.