Café Político

 

 

Bajo férreo control está Mario Delgado
¿Y el subsidio al imparable Tren Maya?
Jornadas de oración, ¿grano de mostaza?

   Para la anécdota los reclamos, las protestas, las impugnaciones y señalamientos de anomalías en las elecciones –léase purga- de consejeros de Morena, ya Mario Delgado dejó claro que, al más puro estilo salinista, ni los verán ni los oirán.

  Empero, hay incógnitas: la milagrosa multiplicación de votantes, los 2 millones anunciados por la mañana eran ya 3 millones y medio al mediodía, la campirana tarea de separar la paja del trigo, o sea, sacar a los que no estaban en la lista.

  La elección-purga es proceso interno, irrelevante el costo, como irrelevante es Mario Delgado, simple operador de un proceso diseñado y férreamente controlado por el Presidente López Obrador. Es su legado y no aflojará el control ni siquiera cuando haya candidata o candidato.

 

 

¿Tienen rol en la sucesión los militares?
Morena topó con la naturaleza humana
La diversificación de la criminalidad

  Muchos prejuicios en las críticas al rol asignado a los militares en tareas e instituciones civiles de la administración federal, críticas a las que de alguna manera responde Juan Ibarrola, experto en el tema de las fuerzas armadas, al decir que ellos no las pidieron.

  Tiene razón. Ellos no pidieron estas tareas, fue decisión del Ejecutivo entregarles esenciales áreas administrativas federales, con lo que les ha asignado un rol que cada día se parece más al que tenían hace ochenta años.

  Por formación defenderán los intereses de los espacios administrativos asignados. Entonces, a querer o no, se involucrarán en el proceso de la sucesión. Una pregunta, ¿les negarán el rol que tenían hace ocho décadas?

 

 

Morena, el jefe es mayoría
Riesgosos los despropósitos verbales
El virus de no respetar la ley

  En el Partido Oficial, Morena, todos, los originales y los grupos de las corcholatas pelean por tener bloques de consejeros en el Consejo Nacional.

  La leyenda urbana es que el Consejo Nacional verá lo de la sucesión presidencial, pero ni los 3 mil consejeros juntos son relevantes sin la figura presidencial.

  En la sucesión se juega el legado sexenal y no se dejará al azar o al capricho popular. Las encuestas transmitirán la voluntad de la mayoría, en un partido en el que el Jefe es la mayoría.