Café Político

 

 

Mar inexplorado, el próximo sexenio
No a reforma electoral sin ciudadanos
Biden y la restricción migratoria, versión blanda

   Preguntémonos qué sigue y dejemos los análisis del enorme margen del triunfo de la doctora Claudia Sheinbaum a quienes poseen la inteligencia y preparación para diseccionar la elección, calificada por el Presidente López Obrador como referéndum de su gestión de Gobierno.

  Quienes prefieran pueden oír a los exégetas, oficiales y oficiosos, que dicen que la continuidad aprobada por seis de cada 10 votantes es la senda a la igualdad y la justicia. Otros, quizá, opten por preguntar al oficialismo. ¿quó vadis?

  No es deja vú la Presidencia que recibe la doctora Sheinbaum. Cierto, por decisión de los electores, pero también por el desmantelamiento institucional concentra poder discrecional sin precedente en 70 años. Nada que ver la realidad de 2024 con la de 1954. Sólo por eso, desde octubre, México entra en Mare Incognitum.

 

 

Sobre papel arroz la virtual Presidenta Electa
Deja vú electoral para Bucareli
CDMX: ¿replicaron práctica del cartel de Sinaloa?

  La doctora Claudia Sheinbaum, ganadora de la elección presidencial o virtual Presidenta Electa, según Palacio, quizá deba, como dice la mítica filosofía televisiva, tratar de ser maestra de kung fu para caminar sobre papel arroz sin dejar huella.

  Seguro escucho el mañanero anuncio del Presidente López Obrador de que acordará con ella como ejecutar el “Plan C”. “No voy a imponer nada”, aclaró, pero insistió en que una de las reformas que se debe abordar es la del Poder Judicial.

  Con delicadeza habrá de discernir si la lealtad al proyecto le deja espacio para acordar con el Presidente prioridades mutuas o si a los pendientes no se les puede cambiar ni una coma. Caminar sobre papel arroz.

 

 

La Presidenta precisa carácter y temple
La infalible válvula de la informalidad
¿Qué hacemos con los partidos? 

  El triunfo exigirá temple y carácter de la doctora Claudia Sheinbaum, no sólo por ser la primera Presidenta en un país que demanda a las mujeres doble o triple sacrificio para tener éxito, sino porque debe imponer su autoridad política a los feligreses lopezobradoristas.

  Temple, pues en 119 días, conforme conozca la realidad de la administración lopezobradorista, podrá discernir el margen de maniobra que para sus personales planes le dejan los saldos y pendientes de “la revolución de las conciencias”.

  Carácter, pues mientras reordena, ¿Por qué no aspirar a su propia huella histórica? No sólo como la Primera Presidenta, sino como excelente Presidenta y aplicar la receta de Carlos Fuentes: “evitar que los trenes choquen, detener las locomotoras en la estación para que TODOS abordemos el tren de la democracia”. ¿Por qué no?