Café Político

 

 

Democracia, fue obra de todos
Joaquín Coldwell, ¿acaso soy yo, maestro?
Buendía, cuando nos juntó el miedo

  Erra quien afirme que la democracia de México es obra de una sola fuerza política, la tarea de cimentar a la transición a la democracia fue de grupos y personajes que, de alguna manera, reflejaron la pluralidad de pensamientos que coexisten en la sociedad.

  En mayo de 1994 publicó Carlos Fuentes un texto: “que la sociedad civil tenga imaginación para asegurar que el día de las elecciones, los trenes no choquen, las locomotoras se detengan y en la estación todos abordemos el convoy de la democracia”.

  Hizo al Presidente Carlos Salinas de Gortari un llamado. Le pidió “actuar como presidente de todos los mexicanos, no como jefe de un partido, una facción o una generación”. El texto de Fuentes es de 1994. Parece escrito ayer. ¿Giro de 360 grados?

 

 

Nerviosos amagos desde el oficialismo
El trágico desorden en Chiapas
Hay esperanza para la Guardia Nacional

   El triunfal antifaz del “sonríe ya ganamos”, ya no disimula el desasosiego del oficialismo, del Gobierno y su partido, pese a que todo el sexenio, especialmente los pasados tres años, han hecho todo para cargar a su favor los dados de la elección.

  Como se dijo en este espacio, algo ventean el Gobierno y su partido al echar a andar la poderosa maquinaria propagandística oficial, prioritariamente a favor de la imagen presidencial. La premisa es que Su Candidata ganará gracias a la imagen presidencial.

  Podría ser desconfianza del “pueblo sabio” o el temor a no ganar la mayoría en el Congreso, como sea, el desasosiego ya lo reflejan los intelectuales orgánicos que amagan con que, si no gana Morena, “habrá inestabilidad política y social”.

 

 

Elecciones: ¿adelantará vísperas Palacio?
Jueces, primera línea para paz social
Seguridad: el tamaño del desafío 

  “Quizá no es el propósito del Presidente López Obrador ser el centro de la elección y sólo quiere preparar el terreno para el gigantesco mitin de su Candidata el miércoles en el Zócalo”, explicaba un connotado personaje de Morena.

  Justificaba que el Presidente dijera a sus feligreses que el domingo no votarían por Su Candidata, sino en un plebiscito sobre la gestión del Presidente, sin importar que para efectos de los suyos desplaza del rol central a Su Candidata.

  Pero hay más. Ayer el Presidente reveló que, cuando el INE informe de resultados, podría dar un mensaje a la Nación. Si, como ofreció el INE a eso de las 22 horas anunciará tendencias del conteo rápido, capaz que, antes que nadie, Palacio adelanta vísperas. ¿Por qué no?