Riesgo del gambito con seguridad
CDMX: ¿congreso descontrolado?
T-MEC: “it´s the unions, stupid”

   En el ajedrez, existe el gambito, lance que, según el diccionario, consiste en sacrificar al principio de la partida algún peón u otra pieza, para lograr una posición favorable. Eso pareció iniciarse ayer en la mañanera que tuvo como tema la seguridad.

   No es un cambio de narrativa, menos un cambio de estrategia, sólo el aprovechar el estilo personal del Presidente Andrés Manuel López Obrador para subrayar las fallas de los gobernadores de oposición.

  No madrugar, se dijo, es negligencia. Jugada políticamente brillante, pero lleva la estrategia de seguridad al carril de la política y el riesgo es que ese carril conduce a descuidar la primera obligación de cualquier Estado: proteger vidas y bienes de los gobernados.

 

CDMX: ¿congreso descontrolado?

 

   Ha reiterado la jefa de gobierno de CDMX Claudia Sheinbaum que, tal y como el Ejecutivo Federal, no interferirá en el trabajo del Congreso local, a pesar de que parecen los diputados encaminarse a la dañina tribalización.

   Es la señora Sheinbaum una política disciplinada, pero también debe saber que no puede darse el lujo de permitir que en el Congreso de Ciudad de México prevalezcan las fuerzas centrífugas que terminaron con el PRD.

   No puede darse ese lujo, porque sabe que su cercanía con el inquilino de Palacio Nacional la hace centro de atención de todas las malquerencias y que cada día tendrá más enemigos, no menos. No puede permitirles descarrilar su proyecto.

 

T-MEC: “it´s the unions, stupid”

 

   Acostumbrados, como estamos aquí, a nuestro presidencialismo hemos perdido de cuenta las particularidades del presidencialismo norteamericano, especialmente singulares en tiempos de la campaña por la Casa Blanca.

   Cierto, la Casa Blanca y el liderazgo demócrata de la Cámara de Representantes no podían dejar que se pudriera el T-MEC y llegaron a un acuerdo para considerar su aprobación, cada uno por sus propias y convenientes razones.

   No entendemos, ni porque el Wall Street Journal lo explicó: “a México lo maltrataron los sindicatos”. Si, porque los extremos se tocan. Como Trump, los líderes de la AFL-CIO no quieren que a México venga ningún empleo. Así de simple.

 

NOTAS EN REMOLINO

 

   Sólo el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas advirtió que el consensuado aumento al salario mínimo, por sus efectos en las pequeñas empresas, puede inhibir la creación de empleos formales… Una fracción de Morena, erigida en Comité de Salud Pública, exige que la senadora Lily Téllez sea expulsada de la bancada por su rechazo a la legalización del aborto… Mientras, paradójicamente, la senadora zacatecana, de la bancada de Morena, María Soledad Luévano propone que se dé acceso a las Iglesias a los medios de comunicación y, ya entrados en gasto, se diluya la separación Iglesia-Estado… Vaya escenita la que armaron en Washington los acompañantes del subsecretario de Relaciones Exteriores Jesús Seade. Por lo visto la embajada impuso a su vocero como acompañante del funcionario, en lugar de su asistente. Lo dicho, mala comunicación… Estará a prueba la presidente de la CNDH Rosario Piedra, pues pronto deberá resolver la queja de la ex titular de Sedatu Rosario Robles, quien se queja que en su proceso han violado sus derechos humanos…