Elecciones, lo que ven es lo que hay
Xóchitl y Partidos, hacer algo juntos
La 4T y su tóxica y rancia ideología

  Nadie debe ilusionarse, lo que don Daniel Cosío Villegas llamó “el estilo personal de gobernar” del Presidente Andrés Manuel López Obrador, como se ha expuesto en este espacio, encaja con la visión del imaginario popular de la todopoderosa Presidencia Imperial.

  No es darle la razón entender que es justamente ese concepto personal del poder presidencial con que justifica hacer lo que crea conveniente para asegurar el triunfo de su Partido y la sobrevivencia de su legado sexenal.

  Complementa su estilo con un concepto patrimonialista del Poder, al estilo de los caciques de hace 80 años, como Gonzalo N. Santos. El dilema de los adversarios es enfrentar con éxito el amplísimo margen que tiene con las dos facetas de su estilo de gobernar.

 

Xóchitl y Partidos, hacer algo juntos

 

  Fuego graneado de todos lados. Desde el oficialismo que lanza sus amanuenses porque en Palacio no superan el sofocón que les dio Xóchitl Gálvez, hasta los puristas que le sugieren que ella es mucho mejor que los desprestigiados dirigentes partidistas.

  En el mundo real de la política, Xóchitl Gálvez y su equipo saben que para figurar en la boleta de la elección necesitan la franquicia de los partidos del Frente. Y los dirigentes saben que Xóchitl ya se convirtió en su mejor carta para el 24.

  Como políticos profesionales, deben dejarse de tonterías y negociar bajo la premisa que tan sabiamente planteó Juan Donoso Cortés: “Hay que unirse, no para estar juntos, sino para hacer algo juntos”. Así de fácil, así de difícil.

 

La 4T y su tóxica y rancia ideología 

 

  La crítica de las más lúcidas inteligencias en materia educativa al tratamiento en los nuevos libros de texto gratuito a la enseñanza de las matemáticas prueba lo rancio y tóxico de la ideología de los ideólogos de la 4T.

  Decía un profesor de la universidad de Beijing: “el Partido es como Dios, no lo ves, pero está en todas partes”, al hablar del dominio del Partido Comunista Chino, su pragmatismo explica que China sea hoy la segunda economía del mundo.

  Si el marxismo del PCC fuera tan rancio y tóxico como la versión cubano-venezolana de marxismo de la “revolución de las conciencias”, no habría privilegiado la intensiva enseñanza de matemáticas. Y no habría logrado que en sólo 30 años más de 700 millones de chinos dejaran la pobreza y pasaran a ser sus clases medias.

 

NOTAS EN REMOLINO

 

  Luisa María Alcalde, titular de Gobernación, cumplió ayer con la lección que deben aprenderse todos los que entran al mundo de la política real: aprender a tragar sapos… Para que asista el Presidente López Obrador, adelantan la toma de posesión de la profesora Delfina Gómez del 15 al 14 del próximo septiembre… 170 mil barriles de gasolina saldrán de Dos Bocas en noviembre. ¿Y los otros 600 mil para completar el consumo diario nacional? ... El dilema para Dante Delgado es lidiar con la inconformidad del jalisciense Enrique Alfaro, pues sin él MC no retiene Jalisco… ¡Vive Dios! ¿Pluralidad lingüística? Como ponerle grilletes al 10 por ciento de mexicanos indígenas… Casi una profecía de Juan Rulfo: “O no salvamos juntos, o nos hundimos separados”