Seguridad, ¿quién tira la primera piedra?
Con la sucesión no, reproche presidencial
No hay solución simple a la Migración

  Diagnosticada la urgencia de una policía nacional, el Presidente Zedillo fusionó las policías de Caminos, la Fiscal y la de Migración para crear la Federal Preventiva. Y la encuadró en Gobernación. Fox, sacó a Gobernación de la ecuación. Creó la Secretaría de Seguridad Pública y le pasó la Policía Federal Preventiva

  Calderón, mantuvo la Secretaría, pero amplio facultades a la Policía Federal, para coordinarse con la PGR. Peña Nieto desapareció la Secretaría y la Policía Federal pasó otra vez a Gobernación. Ya sabemos lo que pasó al llegar López Obrador.

  Así que ninguno de los Presidentes, desde Fox hasta López Obrador puede arrojar la bíblica primera piedra. Todos, por inventar el hilo negro, hicieron el reborujo con la seguridad y, quizá involuntariamente, ayudaron a las bandas del crimen organizado.

 

Con la sucesión no, reproche presidencial

 

  Mucho trabajo ha costado infundir algo de disciplina en las filas del oficialismo, por las congénitas pulsiones tribales, razón demás para que nadie altere la partitura del proceso de la selección de la candidatura presidencial de Morena.

  A pesar de todo, ocasionalmente a veces hasta en Palacio Nacional suele ganar la iniciativa amistosa y comprometen los tiempos del proceso, olvidando lo dicho por Adán Augusto López: “los tiempos del Señor son perfectos”.

  Así que uno de los reporteros de la cofradía de la mañanera fue el conducto para una cariñosa, pero a pregunta sobre “investigación a Marcelo Ebrard”, “fraterna recomendación a no entrar en politiquerías”. Y zumbaron muchos oídos.

 

No hay solución simple a la Migración

 

  Cada uno en su propia realidad, los Presidentes de México y Estados Unidos tienen un problema común: la migración que, con implicaciones políticas, económicas, electorales, sociales y prejuicios es el más complejo en la relación bilateral.

  Tan complejo para Estados Unidos que la última reforma migratoria que legalizó a 3 millones de mexicanos indocumentados fue la de Ronald Reagan hace 36 años, posible por la inmensa popularidad de aquel Presidente. Nadie lo ha intentado desde entonces.

  Si la diplomacia de México quiere lucir con la seriedad y respetabilidad que la distinguió no hace mucho, más valdría no dar soluciones facilonas como la propuesta por algún espontáneo del oficialismo: “con fronteras abiertas no hay tragedias”.

 

NOTAS EN REMOLINO

 

  La oferta presidencial de alguna asistencia al gobernador de Nuevo León Samuel García si negocia algo con los empresarios, fue registrada por Dante Delgado. Eso explicaría su analogía con el Titanic de la Alianza opositora… Quien quiera que esté a cargo del proyecto del Istmo de Tehuantepec debe registrar y atender las quejas de muchos comuneros a lo largo de la ruta industrial… Anastasia O‘Grady es la columnista con gran prestigio por su conocimiento de Latinoamérica. Aun así, no debiera sorprender mencione la influencia cubana en el Gobierno de México, después de todo, Morena, como su momento el PRI, tiene su sector de izquierda radical… Duro el fuego amigo contra el dirigente nacional de Morena Mario DelgadoDesde la distancia de 20 siglos nos llega esta reflexión del romano Cicerón, reflexión que parece condena: “La necedad es la madre de todos los males”...