Sosas

  Uno revisa lo ocurrido en estas primeras tres semanas del año y concluye que no les falta razón a quienes han calificado como sosas las precampañas presidenciales.

  Según nuestra legislación, estamos en época de precampañas, o sea la simulación de que Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya están en la búsqueda del voto de los militantes de los partidos de cada una de las tres coaliciones de partidos que disputarán la Presidencia.

  Ojalá y sea por la ley, pero uno confía en que esa no vaya a ser la tónica de la campaña por la Presidencia de la República.

  Tan sosas están las campañas que López Obrador, con su experiencia, aprovecha para fijar la agenda mediática, con ocurrencias y chistoretes. No bastarán para mantener la atención de los ciudadanos de a pie.

  Ojalá y se apuren los precandidatos, si no ganan el interés de los ciudadanos, el gran triunfador de la elección más grande de la historia moderna será el abstencionismo. Y eso a nadie conviene.