Comentario con López-Dóriga

Vender sin cumplir la ley

   Ha sido relativamente fácil para el Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador cumplir algunos compromisos de campaña.

   Ha sido relativamente fácil cumplir con la decisión de no usar los aviones de Presidencia, menos el adquirido por el ex presidente Calderón.

   Que se transporte en vuelos comerciales le ha ganado más popularidad, más cuando en cada sala de aeropuerto aprovecha las esperas para que se le acerque quien quiera y se tome fotos con él. Por eso ignora a los críticos que creemos que su tiempo es muy valioso que le pertenece a la Nación.

   Pero también debe precaverse el Presidente Electo, pues si cumple con su promesa de que, apenas tome posesión, subastará la flota de aviones y helicópteros de la Presidencia de la República. Puede hacerlo, pero como se trata de bienes del Estado no pueden venderse o enajenarse, así como así. Hacerlo implica cumplir con muchos requisitos legales.

   Mal precedente que el gobierno de la Cuarta Transformación arrancara con violaciones a la ley.

   Para eso no alcanza el bono democrático