Comentario con López-Dóriga

Lucha cruenta

  Lo demuestran las encuestas de Roy Campos, además de la corrupción, a los mexicanos y a las mexicanas les preocupan, les angustia, la inseguridad y la violencia, gravísimo problema para el cual, la verdad sea dicha, no parece haber soluciones a mediano plazo.

  Se multiplican opiniones de personajes destacados de nuestra sociedad. Desde la designada Secretaria de Gobernación del próximo gobierno hasta la del ex rector de la UNAM Juan Ramón de la Fuente.

  Unos opinan que la pacificación se logrará atendiendo los problemas de pobreza y desigualdad, otros creen que hay que emprender en serio la legalización de la marihuana y la amapola, los de más allá prescriben reestructuración de las instituciones de seguridad, federales y estatales.

  Al final, uno se queda con la impresión de que todos, pese a sus declaraciones, saben que resolver la violencia y la inseguridad es un problema multifacético, y también saben, pero no quieren aceptarlo, que detener la violencia de las bandas criminales llevará todavía algunos años y que, tristemente, será lucha cruenta.