Comentario con López-Dóriga

Se perderá nuestro legado

  La estrategia de utilizar la estadística del INEGI que registra una reducción en la percepción de inseguridad se armó después de que hace un mes, en la mañanera, el Presidente López Obrador dijo: “Ya no hay tiempo para resolver el problema de la violencia”.

  Pero el Gobierno de la República y su partido saben, y saben bien, que la amenaza real a la gobernabilidad es que en tantas comunidades de la República por la violencia las bandas criminales ya son gobierno paralelo.

  La pesadilla oficial es que durante la campaña por la Presidencia recuerde la advertencia del Presidente en Villa Ahumada, Chihuahua. Hace 32 meses parecía advertencia hoy parece profecía. Dijo: “si fracasamos en seguridad, se perderá nuestro legado”.