Comentario con López-Dóriga

Primero lo electoral, después ya veremos

  Me apena que desde el Gobierno de la República diversas situaciones de inseguridad sean vistas desde la óptica electoral y que digan que a poco más de 32 semanas del fin del sexenio está concentrado en asuntos electorales y pospone la atención a situaciones de seguridad.

  Como a todos, me sorprende que la crisis de inseguridad que viven los transportistas de carga la desestimen como intriga electorera. O que, según dicen, dejan que el vacío en que operan las bandas criminales en el Estado de Guerrero busquen llenarlo los obispos católicos que intentaron negociar con los capos.

  Me resisto a creerlo, Joaquin, creo que son malquerientes los que dicen que el Gobierno antepone asuntos electorales a la responsabilidad de gobernar.