Comentario con López-Dóriga

Fallida política sexenal de seguridad

  No sorprende que Lenia Batres, la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia, reclame que los jueces liberan a presuntos delincuentes porque las autoridades violaron la garantía del debido proceso al detenerles y encarcelarles.

  No sorprende, Joaquín, porque es el mismo argumento que se repite todas las semanas en las mañaneras de Palacio.

  Sorprende que, a menos de 38 semanas del fin del sexenio, el Gobierno de la República y sus feligreses ni siquiera quieren oír de ajustar su fallida política sexenal de seguridad.

  Uno se queda con la impresión de que las agrias críticas del Gobierno a los medios de comunicación parecen tener el objetivo de exigirles que callen como momias las crecientes acciones violentas del crimen organizado.