Comentario con López-Dóriga

El México real ante el universo paralelo

  Entendible que el secuestro de periodistas en Taxco atrajera la atención de los medios de los medios y de la opinión pública. Pero, no debiera sorprendernos.

  El verano pasado, fueron posibles las tradicionales festividades religiosas sólo por las gestiones del obispo emérito de Chilpancingo, Salvador Rangel, las bandas del crimen organizado autorizaron las celebraciones, a condición de que a ellos les compraran hasta las velas.

  Taxco no es un caso aislado, tristemente cada día son más las comunidades que a lo largo y ancho de la República padecen el yugo de las bandas del crimen organizado.

  Por eso cada día es más difícil que en el México real crean en el universo paralelo que dibujan desde Palacio Nacional.