Comentario con López-Dóriga

Sarcasmo presidencial

 

Es alarmante que festeje el oficialismo el sarcasmo presidencial por la disposición del INE para ponerle cierto límite a la indebida injerencia del Ejecutivo en el proceso electoral.

Más que alarmante, porque la columna vertebral de la transición democrática ha sido durante 27 años con la premisa de que el respeto a la ley electoral no es discrecional, que respetar la ley es obligatorio para todos, partidos, políticos, ciudadanos y funcionarios de los tres niveles de Gobierno.

Si la Constitución nos exige a todos respetar la ley, me preocupa que mi Presidente, el Presidente de México, ignore a las autoridades electorales.

¿No nos dijeron que nadie por encima de la ley? Conste, don Mario, es pregunta.