Comentario con López-Dóriga

Portero suplente

  Decía mi abuela que los únicos incapaces de cambiar de opinión son los muertos y los tarugos, pero hasta hoy nada del proceso de sucesión en el Partido Oficial cambia mi opinión de que estamos ante un juego de humo y espejos del Presidente López Obrador para ocultar que él y sólo él decidirá si la candidatura presidencial de Morena es para Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard o Adán Augusto López.

  Aun así, se me ocurre que la campaña que no es campaña de Adán Augusto López parece la de lo que Gustavo Mora llamaba el portero suplente, a quien los previsores Presidentes del siglo pasado escogían como plan B por si las circunstancias obligaban a cambiar de candidato presidencial.