Comentario con López-Dóriga

La fragilidad estructural del Partido Oficial.

  La Contramarcha, como se esperaba, llenó el Zócalo, Paseo de la Reforma y las calles del Centro Histórico, medida de la arrolladora popularidad del Presidente, popularidad que no tienen ni el Gobierno ni Morena y deja claro, otra vez, la fragilidad estructural del Partido Oficial.

  Por eso Palacio aceleró ya la campaña presidencial de 2024 y hará lo que sea para tratar de cerrar el abismo de popularidad, pues la pesadilla del Presidente López Obrador no es que pierda su candidata o candidato presidencial, sino perder el Congreso, pues tendrían que negociar con la oposición.

  México viviría tiempos tormentosos, porque el fuerte de la revolución de las conciencias es la rijosa imposición, no la negociación.