Comentario con López-Dóriga

Poco realistas

  Al adelantarse el proceso de la sucesión, se nos forzó no sólo a discutir los temas electorales y electoreros que interesan al oficialismo, se ha obligado a las mentes más lúcidas a debatir sobre la candidatura presidencial de la oposición.

  Debates ajenos y lejos del México real, que prueban cuántas lúcidas inteligencias parecen no haberse dado cuenta del desmantelamiento que ha hecho la revolución de las conciencias del entramado institucional construido por más de medio siglo, de que todo cambió.

  Por ejemplo, piden a la oposición escoger candidato presidencial mediante elecciones primarias. ¿Cuántos minutos tardarían las huestes oficiales en reventar esas elecciones?

  Falta que crean que el México real es el de cuentos de cuna del oficialismo.