Comentario con López-Dóriga

Enseñanzas para reinventarse

  Creo que llegué a la edad en que, como aquel personaje de Derbez, si alguien dice avión cerca de mí, corro porque me deja el vuelo.

  Pues sólo así me explico haber olvidado que el pasado domingo se cumplieron 54 años desde que te despertó don Ga en la redacción de El Heraldo y te notificó que ya tenías tu plaza.

  Y empezó tu jornada de periodista, a lo largo de la cual has probado que, aunque la vida tenga oscilaciones bruscas y altibajos, que dijera la española Susana de Córdoba, deja enseñanzas, enseñanzas que sólo los mejores saben aprovechar para reinventarse.

  Felicidades, amigo, ¿recuerdas al señor Spock de Star Trek? Te dejo el saludo vulcano: larga vida y prosperidad.