Comentario con López-Dóriga

Sacrificar el futuro de una generación 

  Aunque en la columna de Café Político de hoy critico el sesgo ideológico que quiere darle el Gobierno de la República los programas de educación básica de México, quizá sea lo menos relevante en la gestión educativa de este gobierno.

  Pese a desacuerdo, reconozcamos que en las urnas se ganaron el derecho a hacer cambios ideológicos; pero a lo que no tienen derecho es a poner primero sus prioridades políticas y desatender la urgencia los problemas de esta generación de estudiantes damnificados por el hueco creado por las clases no presenciales.

  No tiene derecho la élite gobernante de Morena a sacrificar el futuro de una generación de niños y jóvenes en el altar de su ideología.