Comentario con López-Dóriga

La realidad es el contrapeso

  La realidad será el contrapeso al enorme Poder del Gobierno del Presidente López Obrador, dijo René Casados hace cuatro años.

  La perseverancia que llevó al Presidente al Poder ahora es impaciencia y exasperación al comprobar que no sólo los intereses nacionales y extranjeros resisten a la “revolución de las conciencias”, también se resisten los ciudadanos de a pie, malhumorados por la inseguridad y la incertidumbre y descontentos por la imparable alza del costo de la vida.

  Al escuchar los injustos reproches del Presidente a la comunidad jesuita, Joaquín, me acordé de lo dicho por un viejo sabio: “si el Presidente de México está exasperado, preocúpate y mucho. Aunque no haya nubes, saca el paraguas, seguro va a llover”.