Comentario con López-Dóriga

Fríamente calculado

  Confieso que con lo escrito hoy en Café Político sobre la profunda reflexión presidencial para mandar al carajo a los críticos por la contratación de médicos cubanos, sólo abrí la puerta a la loca de la casa, a la imaginación.

  Imaginé que, luego de difundirse la nota que comentamos aquí el pasado sábado sobre los miles de cajas de medicamentos que se dejaron caducar en hospitales de Tabasco y Veracruz algo tenían que hacer para no hacer más evidente el fracaso de la política de salud que le vendieron al Presidente los doctores Alcocer y López-Gatell.

  Y el Presidente jaló la marca. Por eso creo que la tajante expresión de al carajo esta vez no fue por enojo, estuvo fríamente calculada.