Comentario con López-Dóriga

No soy juez de mis compañeros

  En una charla en el Colegio de Guerra, cuando le preguntaron a Manuel Buendía que opinaba de lo que llamaron “corrupción” en el gremio periodístico, dio esta contundente respuesta:

  “No soy juez de mis compañeros”.

  Sabía Manuel Buendía que desde los hombres del Poder siempre procuraban dividir al gremio periodístico y no quiso facilitarle la tarea a quienes incomodan los periodistas y los medios.

  Tenía razón, no debemos comportarnos como el fariseo que describe San Lucas, mi evangelista favorito, el evangelista reportero, aquel fariseo que daba gracias a Dios con estas palabras: “Dios te doy gracias porque no soy como los otros, ladrones, injustos y adúlteros.