Comentario con López-Dóriga

¿Qué gana México sin diálogo político?

  Al aprobar el Presupuesto de Egresos, sin cambiarle ni una coma, el Partido oficial y sus aliados en la Cámara de Diputados cumplieron con la encomienda presidencial de no admitir cambio alguno.

  Los presupuestos los aprobaba el Congreso sin mayores problemas, no por cohecho, como dice el Presidente López Obrador, sino porque en las iniciativas había margen para que, sin alterar lo esencial, se incluyeran propuestas de la oposición y mantenía al Congreso como espacio natural para el diálogo político.

  Entiendo que la decisión presidencial encaja en la estrategia para el segundo tramo del sexenio, entiendo que pueda beneficiar al Presidente y su Partido, pero pregunto; ¿Y México que gana con cancelar el diálogo político en un ambiente tan intencionalmente polarizado? Conste, Joaquín, es pregunta.