Comentario con López-Dóriga

Ahí sigue el México real

  Ahora sabemos que la proclama soberana del Gobierno de México no incluye sólo férrea defensa del gobierno castrista de Cuba, supimos que sólo el rechazo de Colombia impidió que el comunicado final de la CELAC incluya la propuesta mexicana de alinearse con Nicolás Maduro en su disputa con Washington.

  Parece que nada detiene el táctico giro activista de la política exterior mexicana.

  Pero, al disiparse el humo de la pirotecnia política, las provocaciones quedan a la vista, otra vez, el narcotráfico y su sangrienta violencia, la inseguridad, la crisis sanitaria con el crónico desabasto de medicamentos, el reto de la migración haitiana y centroamericana, la precariedad de empleos que agravan a la histórica desigualdad y pobreza,  vemos que ahí sigue el México real.