Comentario con López-Dóriga

Indicios de preocupantes influencias regionales.

  Intencionalmente o no, la Presidencia de la República elude discutir la violencia criminal, gracias a que mediáticamente es irresistible la conjugación del escándalo del accidente de la Línea 12 con el maratón por la candidatura presidencial para 2024.

  Confieso que no sé qué tanto influyan políticamente el crimen organizado y las bandas criminales que operan en su periferia, pero imposible evitar que acuda a la mente la escena del Padrino, cuando reclaman a don Corleone por todos los políticos y jueces en su nómina.

  Familiares en agencias de seguridad norteamericanas me dicen: Hasta ahora sólo hay indicios de preocupantes influencias regionales.

  Ojalá, Joaquín, cuando decidamos enfrentar seria y vigorosamente el problema de la seguridad no sea demasiado tarde.