Comentario con López-Dóriga

No debe ser predecible

  Me dijo don Miguel de la Madrid que los Presidentes siempre están alerta a las informaciones que les allegan sus colaboradores. Preguntarse sobre sus motivaciones.

  Si es que enojan o perjudican a alguien, debe uno esperar para hacer sus propias averiguaciones y reflexionar. Así no se actúa impulsivamente, pues pueden cometerse errores o injusticias.

  Decía, el Presidente de México para mejor gobernar y conducir un país como el nuestro, con tantos intereses contradictorios, no debe ser predecible ni para sus más cercanos.

  Si propios y extraños descubren que el Presidente es predecible, se aprovecharán para forzarlo a decisiones precipitadas o francamente injustas.

  Me preocupa, Joaquín, que el Presidente López Obrador empezara a ser predecible, porque sus decisiones afectan o benefician a toda la Nación.