Comentario con López-Dóriga

Aferrados

  Hay aferrados en no aceptar que la FGR, acorde a la legislación mexicana, rechazara las dizque pruebas que la DEA urdió contra el general Salvador Cienfuegos.

 Muchos hasta olvidan su lopezobradorismo y gritan por ideológicos prejuicios antimilitares. Otros gritan por razones partidistas.

  Afirman que Estados Unidos reabrirá el caso contra el general por el dicho de la vocería de un Departamento de Justicia dirigido por un interino que deja su puesto el próximo miércoles.

  Ni siquiera leyeron al todavía embajador Landau. Dijo.  “Tenemos burocracias grandes que a veces no se comunican entre sí, como en el caso del general”.

  Hará bien el Presidente en no dejarse impresionar por sus radicales y ver el asunto como cosa juzgada.