Comentario con López-Dóriga

Hermanos todos

  De la Encíclica del Papa Francisco, “Hermanos Todos”, todos escogen párrafos que les favorecen o critican a sus adversarios.

  En Palacio Nacional citaron párrafos que confirman la condena al neoliberalismo. Los críticos del Gobierno escogieron los párrafos contra el populismo.

  Nadie dijo que el Papa advierte que "el desprecio a los débiles se oculta por igual en formas populistas para utilizarlos demagógicamente o en formas liberales, al servicio de los intereses económicos de los poderosos”.

  Nadie quiso ver la acusación de que las palabras libertad, justicia y unidad son manoseadas, desfiguradas, para utilizarlas como títulos vacíos de contenido que justifican cualquier acción.

  Párrafos que nadie cita, porque, diría mi abuela, la Encíclica del Santo Padre agarró parejo, no dejó títere con cabeza.