Café Político

 

 

Claves para la estabilidad macroeconómica
Salud: ¿ya le dijeron al Presidente?
Siempre son lucidoras “las pasarelas”, pero…

  Uno de los éxitos del actual Gobierno es la disciplina en el manejo de las finanzas públicas que ha resultado en un conveniente equilibrio que, pese a las dificultades ha propiciado la estabilidad de la macroeconomía.

  Para lograrlo ha puesto en prácticas las recetas ya probadas en pasadas crisis: la migración, cuyos envíos monetarios apuntalan las economías de decenas de miles de familias, la otra es la economía informal que permite lidiar con la desocupación y el desempleo.

  Así, no alcanzaría el dinero, de no haber confiscado los fondos para contingencias acumulados durante una generación, cientos de miles de millones de pesos que están por agotarse. A 19 meses del fin de sexenio, sin crecimiento, dirán: “después de mí, el diluvio”.

 

 

Regla de oro para el dedazo, férreo control
Oposición: ¿resolverán su feria de las vanidades?
Por lealtad, ¿se jugarán los empleos?

  La breve -24 horas- descalificación del Presidente Andrés Manuel López Obrador a Cuauhtémoc Cárdenas cumplió su fin: a nadie se le tolerarán actos que pongan en tela de duda quién controla el proceso de la sucesión en el Partido Oficial.

  No es justificación a reducir a la investidura presidencial al rol de golpeador, pero en cierto modo es la aceptación de subestimar la potencia de las ambiciones liberadas por la sucesión adelantada, cuya contención exigió un control más férreo de la sucesión.

  Sólo los ingenuos creen que la “gran encuesta” decidirá la candidatura del Partido Oficial. La decidirá el Presidente López Obrador, no se arriesgará a que “el pueblo bueno” decida a quien encomienda el legado de su “revolución de las conciencias”.

 

 

No vamos a dialogar, es la “línea” al oficialismo
¡Lástima, Cuauhtémoc! Dijeron los precipitosos
STPS: forzado sindicalismo a la americana

  “No vamos a suplicar la construcción de una artificial mayoría constitucional con la oposición; preferible dejar a la suerte ese proceso”- fue la orden de Palacio Nacional transmitida por el Secretario de Gobernación Adán Augusto López a los diputados.

  Este contundente mensaje sólo significa que el Gobierno de la República ya no tendrá más diálogo con las oposiciones y que los diputados ya recibirán propuestas de gran calado.

  No puede ser de otra manera cuando ya se encendieron todos los motores de la maquinaria del Gobierno de la República y del Partido Oficial para ganar, legalmente o a la legalona, la elección presidencial de 2024.