Traicionados por el PAN

  Este minúsculo editorial es para reiterar una posición, política, por supuesto, acerca de la respuesta que en el Congreso ha tenido la iniciativa de ley de seguridad interior.

  Todos, panistas, priístas, perredistas y eso que aquí llaman izquierda, hicieron sus cálculos electoreros y pese a sus declaraciones públicas de respaldo a las fuerzas armadas, todo indica que la discusión de la ley de seguridad interior la pospondrán hasta el próximo otoño.

  En este espacio los hemos criticado a todos, por su respuesta poco solidaria con las fuerzas armadas, pero hemos sino, somos y seremos particularmente severos con los senadores, los diputados y con los dirigentes nacionales del Partido Acción Nacional.

 La razón es sencilla. Fue un gobierno panista, el del expresidente Felipe Calderón quien sacó a los militares de sus cuarteles para poder enfrentar al desafío de las bandas criminales del narcotráfico, el secuestro y la extorsión.

  Fue un gobierno panista quien así los expuso, en algún momento, a ser sujetos a severos dictámenes y a desprestigio por todos los “bleeding hearts” nacionales y las siniestras ONG extranjeras.

  Por eso en este espacio afirmamos que el Partido Acción Nacional ha traicionado a los soldados y marinos de México.