Café Político

 

 

Encuestas, ¿de verdad están cuchareadas?
Bajo la lupa la relación con Washington
¿Ya es Ebrard experto en seguridad? 

  Hace mucho, el general Lázaro Cárdenas previno contra los arrebatos oratorios cuando se habla ante una multitud. Decía que las reacciones entusiastas de los seguidores provocan una suerte de inercia que arrastra al orador.

  Algo así ocurrió ayer con el candidato presidencial de Morena Andrés Manuel López Obrador al anunciar en Tlaxcala que pedirá a las empresas encuestadoras hacer, gratuitamente, una encuesta para conocer la opinión popular sobre la venta del avión presidencial.

  El problema fue alegar que "se están rayando" con todo lo que cucharean sus encuestas. Tendrá que explicarse, pues resulta que todas las encuestas, sin excepción, lo muestran adelante en las preferencias. ¿Quién las cuchareó?

 

 

Lo dicho, nada serio en seguridad
Riesgos de la austeridad extrema
Wishful thinking en posdebate 

  No se trata de agilizar el ritmo de los debates. Quizá no baste con hacerle ajustes al formato para mantener la fluidez de las discusiones en los restantes debates entre la candidata y los candidatos a la Presidencia. Un debate no es para explicar a profundidad una propuesta.

  Por eso, el pasado domingo, aunque uno de los temas centrales era la seguridad, sólo escuchamos a cada uno de los aspirantes a la Presidencia citar los lugares comunes de siempre, los de los discursos de mitin, las ambigüedades habituales.

  Primero, el tema es demasiado complejo para exponer una solución en uno, dos, tres o cinco minutos. Segundo, porque quedó claro que ninguno de los candidatos tiene una idea clara de cómo enfrentar el grave problema de la violencia criminal.

 

 

No hay varita mágica contra inseguridad
Elecciones, ¿no que había muchos indignados?
Cada gobernador con sus cuentas y evaluación 

   Insensato sería intentar predecir qué y cómo expondrá sus ideas cada uno de los cinco participantes en el debate presidencial, pues estas líneas se pergeñan con ocho horas de anticipación, pero si se puede anticipar lo que no nos dirán.

  No nos dirán, ni la candidata ni los candidatos lo que cambiarían de la política actual contra la inseguridad, la cual reconoció el Presidente Peña Nieto no ha logrado los resultados esperados.

  Contra las expectativas de muchos, la candidata y los candidatos saben que las complejas realidades de nuestra inseguridad no se resuelven, así como así, nadie tiene una varita mágica para parar en seco al crimen organizado y al desorganizado.