Café Político

 

 

Sigue Anaya con su blitzkrieg
Los spots, prueba para partidos
PRD: la disputa por CDMX

  Ayer, en el World Trade Center culminó la implacable ofensiva de Ricardo Anaya para alcanzar la candidatura a la Presidencia de la República, durante la cual sembró el camino con todos sus oponentes.

  Desde hace un año, el ahora precandidato a la Presidencia, sabía que la debilidad del PRD lo haría aliado obsecuente y que para Movimiento Ciudadano la alianza significaba salvar el riesgo de quedarse aislado.

  Sabedor que a sus aliados no les conviene romper la coalición “Por México al Frente”, Anaya ahora tiene que asegurarse de atraer a los antisistema y, claro, retener los votos del panismo. Nada fácil.

 

Críticas al nuevo arzobispo

  Ante las reacciones de ese sector de la sociedad que se describe a sí mismo como “progresista” por la designación que hizo el Papa Francisco del cardenal Carlos Aguiar Retes como Arzobispo Primado de Ciudad de México, de pronto me siento como alienígena en mi propia Patria.

 

 

Meade: cómo repartir el pastel, la clave
Falló amago a autonomía de magistrados
ONG y su ignorancia de la realidad

   Por ahora se entiende que las posiciones del primer círculo de la campaña priísta sean para el equipo de quién será el candidato presidencial, pero una ojeada al pasado les haría bien, para mantener la indispensable unidad.

  La clave de la unidad siempre ha sido repartir el enorme pastel de posiciones de la manera más equitativa, para que posiciones y candidaturas sean el incentivo, vital para una estructura del tamaño de la del PRI.

  A veces el triunfo marea. Sería un error que el equipo ganador de la candidatura presidencial se dejara llevar por aquello de todo para el ganador. Un error muy costoso.